BOGOTÁ SALVAJE

Estándar

¿El 24 de diciembre a las 12 de la noche usted es de los que pone el niño Jesús en el pesebre o es de los que va directamente al árbol por su regalo? 

Hace unos días comprobé, a través de un ejercicio sociológico, que cerca del 90% de los bogotanos son de los que mandan la mano al árbol, no nos digamos mentiras la NAVIDAD es una festividad comercial, eso del nacimiento del niño Jesús solo lo creen los católicos, los demás la esperamos con ansías porque quiere decir VACACIONES y muchos otros la esperan porque representa DINERO.

Lo que parecía un plan “típico navideño” de dotación 2012 para muchas familias bogotanas se convirtió en una guerra salvaje a puño limpio por comprar o simplemente no dejárselo a alguien mas, 4 pisos –con sus peligrosas escaleras eléctricas- en donde animales humanizados trataban de atrapar y rapar lo que pudieran sin importar si era de su gusto o no, trogloditas que no les importaba dejar su Lada mal parqueado en los 5 pisos de parqueadero subterráneo que estaban full, tigresas y panteras que mostraban sus garras por obtener un calzón y cafres llevaban a sus abuelitas en sillas de ruedas como estrategia para tener un puesto privilegiado en la fila, locura y salvajismo.

Cuando Salí de allí concluí que en Colombia no es que no haya plata, simplemente hay que saber cómo hacérsela gastar al salvaje y vaya que de eso si saben los chilenos la tienen clarísima: les damos tarjetas de crédito para que compren en nuestras tiendas y hacemos una jungla solo para que los carnetizados vengan y llenen su cupo, garantizamos la venta y los endeudamos hasta el cogote, eso que viva el MADRUGON! Y que carajos le importa al colombiano que no tenga garantía si finalmente esta en descuento!

Salí de allí pensando que esas grandes superficies eran un “selvita” pero hoy a medida que se acerca la navidad creo que Bogotá es una gran jungla y que aquí no hay clientes hay SALVAJES que asocian navidad con comprar y gastar y somos tan animales que a los comerciantes no les cae eso de que “el cliente tiene la razón” porque aquí clientes no hay.

Después de esta conclusión empírica que carajos voy a ir a exigirle al señor que me hizo mal 1000 facturas cuando él me dice que yo se las “recibí” bien (me las entregó en un sobre cerrado) o que voy a ir a reclamarle al macro cefálico que me arreglo mal un pinche cargador cuando me dijo que al salir de la tienda le prendía el bombillito.

Lo bueno del asunto es que yo también puedo aplicar eso de “el salvaje no tiene la razón” y puedo comprar a pata y puño limpio en esta jungla salvaje y lo mejor de todo es que puedo ser la privilegiada que le pone el niño Dios (eso sí nuevecito y recién comprado) al pesebre.

Feliz y regalada navidad les deseo a todos y espero de corazón que el 2012 les dé para pagar la tarjeta de crédito.

Anuncios

Un comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s