TODOS AL PARO NACIONAL AGRARIO.

Estándar

ImagenTal vez muchos de nosotros no hemos dimensionado los motivos que llevan a muchos colombianos a ver en la protesta una alternativa para ser escuchados, de hecho, muchos simplemente decidimos no salir de Bogotá porque podrían estar cerradas algunas vías.  A todos los invito a regalarle 44 minutos al documental 9.70 que encontrarán en Youtube y el cual los ilustrará un poco sobre la problemática social y cultural que se avecina.

Para aquellos que les resulta un poco tedioso ver el documental es resumiré con mis palabras lo que sucede: cuando Colombia inició los diálogos para celebrar el TLC con los Estados Unidos, uno de los puntos a negociar era el manejo de las semillas y las siembras en territorio Colombiano, la petición era clara: solo podían utilizarse semillas certificadas para la siembra y por cada semilla solo podía sacarse una cosecha.

Esto, que a simple vista suena “logico” trae consigo una cantidad de matices que dejan al campesino colombiano muy mal parado; en Colombia, como debería ser, muchos de los campesinos realizan el trueque de las semillas -o cuantos de ustedes no han traido de su finca semillas de ají que intercambian con sus amigos para que ellos las siembren en sus predios- y de cada siembra guardan las mejores semillas para una siembra posterior, pues bueno señores eso se ha acabado, ahora, cada campesino que quiera sembrar  debe adquirir semilla certificada (en su gran mayoría proveniente de Monsanto o Syngenta) y atenerse a las reglas que el proveedor establezca para la siembra: adquirir sus fungicidas, herbicidas, fertilizantes y demás productos.

Y aquellos que se rehusen a usar semillas certificadas les será decomisada toda la cosecha y destruida porque es considerada piratería y debe destruirse su resultado (otro tema preocupante ver como desechamos alimento que puede ayudar a los mas necesitados).

Además del crimen cultural y ancestral que estamos viviendo, porque literalmente estamos renunciando a nuestras raices, perdiendo nuestros alimentos nativos, despidiendo tantas variedades vegetales que por siglos nos han alimentado.  Estamos acabando con los campesinos, nuestra gente que prepara nuestros alimentos, gente que además de la violencia que les ha tocado presenciar ahora ven como su sustento se ve amenazado, porque ni crean que la semilla la venden barata o que ellos pueden renunciar a los otros productos que les ofrecen. 

Esto, que el Gobierno quiere arreglarcon Subsidios, que quiere callar llamando la marcha “ilegal” o “incendiaria” tiene un trasfondo que el día de mañana todos veremos en nuestros platos, en nuestra cotidianidad, en nuestra cultura y en nuestra salud.

Hay que detenerse y pensar, luchar aunque sea muy tarde, aportar su granito de arena desde su casa, desde su trabajo, desde su pensamiento.  

Hay que despertar, hay que ponerse la camiseta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s