La otra cara de los “Panama Papers”

Estándar

Ahora resulta que si usted creo  una sociedad en Panamá como estrategia financiera y tributaria completamente transparente entonces deberá portar la letra escalarta y darse golpes de pecho porque resultó ser un vil delincuente, hágame el favor.

Durante toda mi carrera profesional -si porque soy abogada especialista en derecho tributario, tributación internacional y negocios internacionales- una de las herramientas que he recomendado personalmente a mis clientes cuando se ajusta a su modelo de negocio es tener una offshore en Panamá a través de la cual, de manera absolutamente legal, manejen recursos provenientes de sus actividades licitas de manera estratégica y claro, tributen donde corresponda o donde proceda según la operación.

Esta herramienta es muy utilizada en todos los sectores de la economía en donde empresarios trabajadores y que han forjado su patrimonio de manera legitima deciden optimizar recursos financieros y tributarios (porque sí se tributa, menos si, pero no es que no se pague nada) y no involucrar operaciones en el exterior con movimientos en Colombia.

Leo con preocupación diarios como El Espectador o El Tiempo que con titulares incendiarios como “69 firmas de abogados involucradas en los papales de Panama” o “1425 colombianos tendrían que ver con los papeles de Panama”hacen creer que es un gran delito utilizar este tipo de estructuras y desestimulan a quienes dentro del marco de la legalidad siguen haciendo negocios de esta manera.

Yo no se Mancuso o Puttin o M&F o todos aquellos que, como en todo, utilizaron estos vehículos para lavar dinero, operaciones ilegales o que se yo; tampoco se si M&F debieron blindarse mejor o pedir referencias comerciales de sus clientes; menos voy a hablar de operaciones como “refacturaciones” o cosas así.

Lo que si quiero dejar en claro es que todo tiene su justa proporción y en ese sentido algunos puntos importantes:

  1. No es ilegal tener una offshore o sociedad en Panamá.
  2. No es una operación de evasión tributaria manejar recursos en Panamá cuando se declare en Colombia lo que corresponda y cuando se tenga en debida forma el registro de la inversión extranjera.
  3. No huele mal tener operaciones con offshore panameñas.
  4. No hay que cerrar todas las empresas en Panamá porque se firmo un convenio para intercambio de información entre Colombia y Panama, si usted tiene sus “papeles en regla” a que le teme.
  5. No somos unos delincuentes los abogados o Trust que recomendamos este tipo de operaciones.
  6. Ninguno de mis clientes que tienen empresas panameñas realizan actividades ilegales o utilizan este vehiculo para evadir impuestos.

 

Anuncios

Los comentarios están cerrados.